Champú anticaspa

En muchas ocasiones, las primeras sensaciones de picor en la cabeza pasan desapercibidas pero, con el tiempo, nos encontramos con que tenemos caspa y que tendremos que atajar el problema si queremos dejar de sentir picor en el cuero cabelludo.

Tener caspa es algo normal y, para nada, significa tener problemas de salud capilar. La caspa es, sencillamente, pequeños pedazos de piel muerta que se desprenden del cuero cabelludo y que se enreda en nuestro pelo.

Nuestra piel está en constante regeneración, pero en la cabeza -por la particularidad de tener el pelo más largo y denso que en otras partes del cuerpo- es donde causa mayores problemas estéticos.

Generalmente, la caspa, además de ser antiestética y provocar picor, suele venir acompañada de sequedad, enrojecimiento e irritación en el cuero cabelludo. Sin embargo, existen dos tipos de caspa: caspa seca y caspa grasa.

La caspa seca (pitiriasis simple) son pequeñas partículas blancas y secas que se eliminan fácilmente del cuero cabelludo con un simple cepillado. No tienen ningún problema para desprenderse de los cabellos y, a menudo, se asocian con el cabello seco.

La caspa grasa (pitiriasis grasa), por su parte, es amarillenta, grasienta y se pega al cuero cabelludo, por lo que es más complicada de eliminar. Es propia del pelo graso (en el que suele generar placas) y, en ocasiones, puede provocar enrojecimiento en la piel en los afectados.

En cualquier caso, un buen champú anticaspa le ayudará a deshacerse de esos molestos copos de caspa de forma rápida y eficaz. Sin embargo, existen particularidades de cada persona, que hacen que un champú sea más o menos indicado para su caso concreto. Además, son muchas las razones por las que se puede desarrollar caspa, pero no todas son fáciles de determinar.

En ella influyen desde factores como el estrés, la fatiga o la mala nutrición hasta una reacción a un producto demasiado agresivo o problemas hormonales. Por lo general, las células de la epidermis se renuevan cada 20 o 30 días. Cuando ésto ocurre más rápidamente de lo habitual, el cuero cabelludo aparece seco y se desarrolla la caspa.

¿Qué champú se puede usar para tratar el cabello con caspa?

Elegir un champú no es fácil. Múltiples factores condicionan las elecciones pero, como base, hemos de tener en cuenta dos factores: elegir un champú sin sulfatos e intentar que, en la medida de lo posible, sea lo más natural posible.

¿Pueden provocar caspa los champús con sulfatos?

Muchos champús anticaspa contienen Lauril Sulfato de Sodio (SLS). Este es un poderoso sulfato que también se encuentra en el jabón y la pasta de dientes. Este detergente es, a menudo, el causante del picor y problemas de caspa. Por ello, es importante utilizar champús sin sulfatos que, además de proteger el cabello, son el primer paso para erradicar tu caspa.

Elegir el producto adecuado le permitirá luchar eficazmente contra la caspa. Los champús anticaspa, los champús que no contienen SLS o ciertos ingredientes naturales como el árbol de té o el romero podrían ser sus mejores aliados.

En general, no se recomienda el uso diario de productos anticaspa. Un método de uso sencillo para evitar problemas de caspa puede ser alternar entre un champú suave (sin SLS) y un champú anticaspa, de modo que sólo lo use el anticaspa una o dos veces por semana (ésto hará que sea más efectivo).

Principios activos efectivos de los champús anticaspa

Al escoger un champú anticaspa eficaz es importante leer la etiqueta INCI del producto y que éste contenga, al menos, uno de los siguientes ingredientes: ketoconazol, sulfuro de selenio, ácido salicílico, sulfuro, alquitrán o piritionato de zinc.

  • Queratoliticos: los ácidos glicólico y salicílico, así como la urea son útiles para limpiar el cuero cabelludo y facilitar que, otros componentes del champú, puedan penetrar en él.
  • Piritionato de zinc (ZPT): elimina y ayuda a evitar la formación de los agentes que irritan el cuero cabelludo.
  • Árbol de Té: Se emplea como protector natural de la piel con propiedades antibacterianas y efecto fungicida.
  • Sulfuro de selenio: es un agente antiinfeccioso que alivia el picor y evita la descamación del cuero cabelludo (la caspa) al tiempo que elimina las partículas de piel secas y escamosas del pelo.
  • Extracto de Capuchina: Se emplea en tratamientos anticaspa para equilibrar el cuero cabelludo gracias a la acción del glucotropaelósido (principio activo).
  • Ketoconazol, Ciclopirox Olamina: es un potente componente de efecto antifúngico utilizado en el tratamiento más severo de la caspa. En este caso, es recomendable utilizarlo bajo prescripción de un especialista médico.

Cada tipo de champú está indicado para un tipo de caspa específico y, por lo general, los indicados para caspa seca no tendrán tan buen efecto sobre aquellas personas que tengan capa de tipo graso y viceversa.

La caspa seca es el tipo de caspa más común. No obstante, en todos los casos -sin embargo- es una buena idea utilizar productos naturales para el cuidado de la piel como:

  • los champús orgánicos anticaspa y antipicores,
  • champús para la caspa sin sulfatos, siliconas o parabenos que sean más suaves para el cuero cabelludo,
  • son muy útiles los champús que son particularmente hidratantes.

En el caso de la caspa grasa, se necesita un producto astringente y limpiador que permita que el cuero cabelludo vuelva a respirar. Un champú anticaspa orgánico sin sulfatos también es especialmente recomendable. En estos casos, el champú se aplica con un masaje suave, se deja penetrar durante unos minutos y se aclara completamente con agua templada.

Si no quieres revisar la composición de los champús anticaspa, elige productos con ingredientes naturales y procura que no contengan sulfatos, como el SLS.

Tratamiento dermatológico de la caspa con champús

La salud es lo primero, por ello, es importante tener en cuenta las recomendaciones que hace la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV) a la hora de escoger un champú anticaspa eficaz:

Seguir las instrucciones de la botella del champú. Cada anticaspa incluye diferentes elementos activos para combatir los síntomas. Algunos champús necesitan aplicarse en la cabeza y dejarlo durante unos minutos. Otros, por el contrario, no se deben dejar mucho tiempo.

Las personas caucásicas y asiáticas mejoran sus problemas de caspa cuando alternan el champú anticaspa con otro normal, por ejemplo, utilizando el normal a diario y el anticaspa dos veces por semana. También se pueden alternar champús anticaspa con distintos principios activos.

Las personas afroamericanas sólo deben lavarse la cabeza una vez a la semana con champú anticaspa.

Hay que tener cuidado con los champús con alquitrán de hulla. Estos productos pueden afectar al color del cabello si este es rubio o blanco. También puede volverlo más sensible a la luz del sol. Los pacientes que requieran aplicar este tipo de champú deben cuidar su cabello cuando lo expongan al sol, por ejemplo utilizando gorra o sombrero.

Si el champú anticaspa no soluciona el problema, es imprescindible acudir al dermatólogo, que prescribirá el mejor tratamiento según su diagnóstico.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba