Proteínas para el cabello

Las proteínas son un conjunto de moléculas llamadas aminoácidos que se encuentran unidas por enlaces peptídicos. No todas las proteínas son iguales (por ejemplo, el huevo y el cabello contienen proteínas, pero éstas son muy distintas entre sí) y varían según el número y el orden de sus aminoácidos.

A modo de breve resumen:

Los aminoácidos son los bloques elementales de construcción de las proteínas (una larga cadena de aminoácidos).

Los péptidos forman de cadenas cortas de aminoácidos (inferiores a 10).

La proteína, el aminoácido y el péptido son todos de la misma familia y, por lo tanto, se distinguen por su tamaño: las proteínas son más pequeñas que los polipéptidos (10 a 50 AA) y éstos, a su vez, de menor tamaño que los aminoácidos (AA).

Debido a que tienen que ser descompuestos en pedazos de tamaño micro, las proteínas están en baja proporción en los productos de cuidado capilar. Esto no significa que las proteínas sean meros ingredientes de decoración. Su capacidad para penetrar en la corteza del cabello puede fortalecer el cabello frágil y quebradizo hasta cierto punto (las proteínas hidrolizadas y cuaternizadas son las más eficaces para este fin).

¿Qué proteínas elegir para el cuidado de mi cabello?

La proteína juega un papel fundamental en el cuidado capilar a la hora de reparar o fortalecer el cabello dañado por sus propiedades para penetrar en la corteza capilar. Además, por sus capacidad humectante, las proteínas pueden atraer y retener más o menos humedad en el cabello, lo que aumentará su resistencia y flexibilidad, una capacidad muy interesante para los pelos secos o rizados muy secos.

Hay que distinguir entre las proteínas que pueden ser absorbidas por el cabello (corteza capilar) y las proteínas que actúan en la superficie formando una película protectora y suavizante que recubre la cutícula de forma hidratante y nutritiva.

Proteínas hidrolizadas para el crecimiento del pelo

La mejor manera de utilizar las proteínas en el cuidado capilar es de forma de ‘proteínas hidrolizadas’ es decir, después de haber sido sometidas a un proceso de hidrólisis enzimática o química que haga más sencilla su asimilación por parte del cabello.

Las más comunes dentro de este tipo de proteínas hidrolizadas son aquellas de origen vegetal o animal, como el trigo, la queratina o el colágeno.

La queratina es la proteína que compone el cabello humano

La queratina es una sustancia muy importante en el crecimiento y desarrollo de las fibras capilares. El pelo contiene un 95% de queratina mientras que la cutícula -la superficie externa del pelo- también está compuesta por capas de queratina unidos por grasas (lípidos), como las ceramidas de los champús.

La estructura interna del cabello (córtex) está compuesta por dos tipos de fibras de queratina que le aportan elasticidad (fibras verticales y entrelazadas en forma de resortes) y fuerza (fibras horizontales que unen las fibras verticales).

Las proteínas hidrolizadas no sólo tienen una fuerte afinidad con la fibra capilar, sino que también tienen la capacidad de atraer y retener las moléculas de agua, lo que las convierte en un excelente humectante.

Las proteínas más pequeñas como la seda, la queratina y las proteínas de colágeno penetran en la fibra capilar, atraen a las moléculas de agua y fortalecen el cabello desde dentro, mejorando -además- la elasticidad y flexibilidad del cabello.

Por otro lado podemos encontrar las proteínas sometidas a un proceso de ‘cuaternización’; estas proteínas -modificadas químicamente- se adhieren y absorben mejor en la fibra capilar dañada.

¿Qué tipo de proteína es mejor para el pelo?

A la hora de elegir la mejor proteína para el cuidado del cabello dañado, la concentración es un aspecto fundamental: para tener un efecto real en el cabello, es necesario un grado de concentración de entre un 2 y un el 5%. Ésto, sin embargo, es muy difícil de conocer cuando compramos un champú para el pelo rico en proteínas o cualquier otro producto cosmético para el cuidado capilar que pueda suponer un aporte adicional de proteínas a nuestro cabello.

En cualquier caso, una forma sencilla de intentar averiguar el porcentaje de proteínas de, por ejemplo, un shampoo para el pelo, es leer la etiqueta del producto; en ella, deben encontrarse moléculas de proteína dentro de los cinco primeros ingredientes y estar, en consecuencia, identificados por la Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos (INCI).

Aún así, las proteínas indicadas para un tratamiento capilar pueden distinguirse en dos: proteínas no penetrantes y proteínas penetrantes en el pelo.

Proteínas no penetrantes en el pelo

Dentro de las proteínas no penetrantes indicadas para el cuidado capilar podemos diferenciar las del colágeno y la queratina:

Las proteínas de colágeno hidrolizado producen efectos a partir de una concentración mínima del 2% en los tratamientos sin aclarado (cremas y leches hidratante para el cabello) y una concentración mínima del 5% en los tratamientos con aclarado como pueden ser los acondicionadores o las mascarillas reparadoras.

El colágeno es una buena fuente de prolina, uno de los aminoácidos más abundantes en la cutícula, además de ser un potente hidratante. Asimismo, suele actuar sobre el cabello adhiriéndose a él externamente formando una especie de película que recubre la fibra capilar y que es más extensa cuanto más dañado está el cabello.

La proteína de queratina, por su parte, proporciona al cabello fuerza gracias a su altos niveles de cistina. Sus propiedades son esencialmente hidratantes y, también, formadoras de película. Se adhieren mejor al cabello durante los tratamientos químicos alcalinos como la decoloración o la permanente que lo oxidan (o el alisado brasileño).

Proteínas penetrantes en el cabello

A la hora de desglosar la procedencia de las proteínas penetrantes en el cabello, podemos destacar aquellas de origen vegetal como el trigo y la soja:

Las proteínas de trigo hidrolizadas penetran y cubren el cabello formando una barrera protectora alrededor del cabello (reducen la porosidad) que ayuda a disminuir las posibilidades de que el pelo frágil se rompa en ambientes de baja humedad y que aporta suavidad, volumen y brillo.

Las proteínas de soja, por su parte, tienen una especial propiedad fortalecedora del cabello gracias a la capacidad de crear puentes de disulfuro además de cubrir y proteger el cabello de forma externa.

Por otro lado, los aminoácidos -debido a su muy pequeño tamaño- pueden ser absorbidos y retenidos en el cabello, lo que puede ser muy interesante de cara a nutrir e hidratar la fibra capilar internamente.

En el mercado encontramos múltiples tratamientos basados en el aporte adicional de proteínas de todo tipo y origen: trigo, colágeno, soja o queratina). Es muy importante conocer las necesidades de nuestro cabello a la hora de elegir un champú con proteínas específicas, pues no es lo mismo tener el pelo dañado por productos químicos, un cabello de tipo seco o un pelo rizado que no termina de crear un bucle por falta de hidratación.

Además de los orígenes detallados anteriormente, las proteínas que se encuentran en los productos para el cabello pueden proceder de otras fuentes como: seda, gérmen de trigo, avena, leche, quinoa o maíz. Según el tipo de proteína (seda, avena…), la naturaleza del cabello (poroso, fino…) y la frecuencia de uso, éstas pueden tener un efecto radicalmente opuesto: pueden hacer que el cabello sea sedoso, hidratado y fuerte o, por el contrario, hacerlo áspero y quebradizo.

Las proteínas extraídas de la avena, el germen de trigo y o la quinoa tienen la capacidad de formar una película alrededor de la fibra capilar, que devuelve el tono y el volumen al cabello. Las procedentes de la seda, el colágeno o la queratina penetren en el cabello, lo hidraten y lo fortalezcan desde el interior.

A continuación, te explicamos cuáles son -en líneas generales- los tratamiento capilares con proteínas más frecuentes para cada necesidad del cabello.

Tratamientos de proteínas: ¿para qué cabellos y cuándo usarlos?

Las necesidades de proteínas del cabello son diferentes en función de cómo tengamos el pelo en el momento en el que decidimos adoptar un tratamiento basado en proteínas.

¿Qué cabello necesita proteínas?

En general, se recomiendan los tratamientos con proteínas para cabellos que se encuentran, generalmente, en estas etapas o estados:

Cabellos dañados por tratamientos químicos

Son muchos los factores externos que pueden contribuir a estropear y dañar nuestro cabello. Los motivos son diversos pero, entre los más frecuentes, destacan los:

    • Teñidos
    • Decolorados
    • Alisados
    • Quemados (por planchas alisadoras, rizadoras o secadores)
    • Sometidos a productos alcalinos
    • Cabellos frágiles, quebradizos y (muy) porosos que han alterado/perdido la queratina de su cabello.

Una de las propiedades más beneficiosas de las proteínas para el pelo es que son una alternativa muy eficaz para los cabellos muy porosos que suelen saturarse con los productos demasiado grasos. De hecho, cuanto más rizado es el cabello, más poroso es, y lo mismo ocurre con las fibras capilares tratadas artificialmente que dejan un pelo fino y frágil.

Cabello que carece de elasticidad (rizos que, al estirarse y soltarse, no se levantan bien ni se rompen, aspecto suave). La prueba de elasticidad se hace en el cabello húmedo tomando mechas de varias áreas de la cabeza. El cabello con elasticidad normal o alta puede ser fácilmente moldeado y estilizado.

Cabello fino seco o cabello seco en general que no esté debidamente hidratado

En estos casos, la ausencia de hidratación o nutrición de los productos convencionales puede suplirse con un aporte extra de proteínas que hidraten el cabello interna y externamente. Además, los champús con proteínas pueden ayudar, también, a aquellas personas con un pelo fino opaco o que tiene dificultad para sostener sus rizos.

Baño de proteínas en el pelo quebradizo

Si la rotura del cabello está relacionada con la falta de flexibilidad, es aconsejable utilizar proteínas por sus propiedades de retención de la humedad (la fibra capilar tiene menos probabilidades de romperse cuanto más flexible es).

Todas estas prácticas crean grietas en el tallo del cabello y aceleran el desgaste natural del cabello, en pocas palabras, estas prácticas que hemos dañado y debilitan nuestro cabello a largo plazo. Aquí es donde entran las máscaras de proteínas para compensar las pérdidas.

¿Son las proteínas ingredientes eficaces para el cuidado del cabello?

Sí. Aunque las proteínas suelen suponer una parte baja de la composición total de, por ejemplo, un champú específico, éstas son realmente eficaces a la hora de tratar el cabello. Además, pueden acoplarse a otras sustancias que actúan como ingredientes activos.

De hecho, las proteínas hidrolizadas (aquellas modificadas químicamente para que se unan mejor a la fibra capilar como el Cocodimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed y el Lauryldimonium Hydroxypropyl Hydrolyzed) tienen un efecto más beneficioso sobre el cabello que el de otros componentes cosméticos que se adhieren a la fibra capilar, como las siliconas.

Los productos cosméticos con proteínas indicados para el cabello son menos grasos que otros productos hidratantes o nutritivos. Estas proteínas son mejor toleradas por los cabellos finos, aunque también ayudan a la formación de rizos por sus propiedades humectantes.

¿Los efectos de las proteínas hidrolizadas en el cabello?

Existen algunas proteínas que, de forma natural, son demasiado ‘grandes’ para poder penetrar en el cabello, por lo que deben someterse a un proceso de descomposición que haga que sus moléculas sean -realmente- efectivas en un tratamiento capilar. A la proteína resultante de esta modificación, la conocemos como ‘ proteína hidrolizada’.

Las proteínas hidrolizadas son muy utilizadas en los productos cosméticos capilares (seda, germen de trigo, colágeno, soja…) por su acción como humectantes sobre el cabello: atraen las moléculas de agua, las mantienen en la fibra capilar y reducen su evaporación del cabello; y compensadoras de la pérdida de proteína (queratina) natural: ya sea por el desgaste natural (envejecimiento) o por malos hábitos (alisado con planchas, cepillos, rizadores, coloraciones, demasiada exposición al sol…).

Las propiedades de estas proteínas sobre el cabello dependen, entre otras cosas, de su tamaño:

  • Las pequeñas proteínas hidrolizadas tienen la capacidad de penetrar en la fibra capilar, atraer las moléculas de agua, fortalecer el cabello y mejorar su elasticidad.
  • Las proteínas hidrolizadas de tamaño medio se adhieren al cabello y facilitan el desenredado, lo que reducirá la rotura.
  • Las proteínas hidrolizadas más grandes crearán una película alrededor del cabello y le darán más tono, soporte y volumen.

Intolerancia a la proteína del pelo

La intolerancia a las proteínas se desarrolla rápidamente después de su aplicación sobre el pelo: el cabello se vuelve seco, quebradizo y difícil de peinar. Existen tres razones por las que el cabello no puede tolerar las proteínas:

La proteína no está adaptada al tipo de cabello al que se ha aplicado

Su cabello (grueso, fino, muy poroso o de alta porosidad, de baja porosidad o de baja porosidad…) reaccionará de manera diferente según el tipo de proteína que se le proporcione. Por eso es importante reconocer qué proteína está presente en su producto y qué tipo de pelo la está recibiendo: en general, el pelo con baja porosidad o soporta menos proteínas.

Se han aplicado proteínas a un cabello que no las necesitaba

Cuando se tiene un pelo y fibra capilar sanos, no es necesario aportar proteínas extra.

El producto capilar utilizado contiene un exceso de proteínas

En general, si su cabello está muy dañado, lo mejor es optar por una máscara con una alta concentración de proteínas. Si tu cabello está sano, por contra, y simplemente quieres hacer una mascarilla de mantenimiento, compra una mascarilla con una baja concentración de proteínas.

Qué hacer en caso de intolerancia a las proteínas

En el caso de haber sufrido una intolerancia a las proteínas del cuidado capilar, es importante identificar qué productos de los utilizados en la rutina del cabello están enriquecidos con proteínas: champú, acondicionador, mascarilla, leche hidratante y gel/crema para el cabello (los aceites no contienen proteínas).

En muchas ocasiones, es complicado conocer la composición de los productos de cuidado capilar. Una pista para distinguir las proteínas de entre todos los ingredientes es buscar las palabras: hidrolizado, proteína hidrolizada, proteína vegetal hidrolizada, arroz, soja, proteína de seda, trigo, colágeno, queratina, avena, leche, maíz, quinoa, elastina, aminoácidos…; entre los cinco primeros compuestos de la etiqueta.

Posteriormente, debes sustituir los productos ricos en proteínas por alternativas sin proteínas y observa cómo responde su cabello a la ausencia de aportes adicionales de proteína. Después de unas semanas (desintoxiación del cabello) retoma el uso de productos con proteínas pero de manera escalonada (la proteína es esencial para un cabello saludable)

Tras un tiempo, podrás analizar qué tipo de proteína le aporta más beneficios y cuál más inconvenientes dentro de tu rutina capilar o, quizá, no eran las proteínas las que están causando estragos en tu cabello.

En cualquier caso el aporte esporádico de proteínas es positivo para el cabello, pues le aporta fuerza y vitalidad al tiempo que hidrata la fibra capilar y la mantiene flexible.

Entradas creadas 5

2 pensamientos en “Proteínas para el cabello

  1. Excelente post. Muchas gracias por toda la información. Llegué aquí porque vi una chica en youtube que recomienda aplicar gotas de hidrolizado de proteína de seda directamente al cabello seco a modo de termoprotector antes de planchar el cabello o usar secador. ¿Qué opinas? ¿lo recomiendas? ¿Se puede aplicar directamente este principio activo sin diluir? Estoy en busca de un termoprotector que sea natural. Gracias.

  2. Hola.
    Me ha gustado mucho el articulo.
    En mi caso tengo el peli dañado, seco. creo que necesito una hidratación con un champu con proteinas pequeñas.
    que tipo de champu me recomentarias, o que tratamiento de champu y aconicionador deberia seguir’
    muchas gracias
    Saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba