Champú ecológico

Está decidido, estás cansado de usar champús con composiciones cargadas de químicos que atacan y dañan tu cabello, y vas a optar por una solución más natural con un champú ecológico. Los productos químicos y las sustancias nocivas están en todas partes, y los champús -y otros productos para el cabello- no son una excepción.

La buena noticia es que los productos orgánicos ofrecen una amplia gama de champús eficaces y adaptados a todo tipo de cabello, por un precio asequible. Los champús ecológicos, por su composición natural, son menos agresivos, no causan daños en la fibra capilar y resultan igual de efectivos a la hora de lavar el pelo como los productos tradicionales.

La naturaleza es generosa, sería una pena no aprovechar los muchos beneficios que los champús biológicos pueden aportar a tu rutina de belleza.

Siliconas, parabenos, sulfatos, disruptores endocrinos de todo tipo… estos componentes de los champús convencionales no sólo pueden irritar el cuero cabelludo y perjudicar la salud, sino que no son necesariamente más eficaces ni cuestan menos que los productos más naturales.

¿Qué significa exactamente ‘champú ecológico’?

No siempre es fácil encontrar el champú ecológico adecuado para cada tipo de cabello, ni saber qué productos son los realmente eficaces de todos los que se publicitan como ‘ecológicos’.

Los champús ecológicos están compuestos por productos naturales de la agricultura biológica que no emplea químicos para el crecimiento de las plantas que, posteriormente, formarán parte de los ingredientes de los champús ecológicos. Estos productos, están sujetos a especificaciones estrictas que, prohíben -por ejemplo- el uso de organismos modificados genéticamente, siliconas, parabenos, perfumes o tintes sintéticos, así como derivados del petróleo.

Los champús ecológicos están hechos de hierbas e ingredientes botánicos totalmente naturales que proporcionan la nutrición más eficaz para el cabello y el cuero cabelludo. El hecho de que puedas utilizar un champú ecológicos y natural sin preocuparte por las reacciones que pueda provocar en tu piel o cabello puede hacer de él una parte esencial de tu rutina diaria.

¿Por qué usar un champú ecológico?

Muchos de nuestros problemas capilares, como la caspa, el cabello dañado, seco o quebradizo, pueden estar causados por los productos químicos que se encuentran en los champús y tratamientos tradicionales.

La mayoría de las personas se preguntan, a menudo, en qué se diferencia el uso de un champú ecológico natural del de un champú químico tradicional. Si tu objetivo es conseguir un cabello con suave y aportarle todos los nutrientes que necesita con la garantía de que no lo estás dañando, tu opción es lavarte el pelo con un champú ecológico.

Y es que, los champús tradicionales sintéticos suelen ser los principales causantes de todos nuestros problemas capilares: la sequedad, el cabello graso, las puntas abiertas… todos suelen tener el mismo causante, los sulfatos y siliconas presentes entre sus componentes. Los productos químicos del champú tradicional son los principales responsables de que el cabello no esté sano, lo afixian (siliconas) e irritan (sulfatos), haciendo imposible que el cabello esté suave, sedoso, brillante y, sobre todo, sano.

Cabe señalar que los champús totalmente naturales y ecológicos no pueden producir tanta espuma como los champús industriales convencionales, sin embargo, sentirás la diferencia después de varios lavados. La primera vez que te laves el pelo con un champú ecológico notarás el pelo ‘raro’, como si no fuese el de siempre. No te preocupes, realmente, ese es tu auténtico pelo, ahora sólo necesitas cuidarlo.

Abandonar los champús tradicionales en favor de los shampoos naturales hará que el pelo dañado pueda desprenderse de los elementos contaminantes adheridos a él. A medida que se utilicen más productos naturales, después de una o dos semanas sin un champú químico industrial, observarás que tu cabello está más brillante y lo sentirás mucho más suave que antes.

Gracias a la utilización de champús ecológicos sin aditivos, el cabello recuperará su equilibrio natural, reemplazando los componentes sintéticos por auténticos aportes naturales.

¿Cómo saber que un champú es ecológico y natural?

Al contrario de con otros productos, los cosméticos naturales están sometidos a una estricta legislación que obliga a que éstos cuenten en su etiqueta con una serie de requisitos que garanticen su origen biológico.

Algunos garantizarán el uso de ingredientes biodegradables, otros prohibirán el uso de materias primas no renovables y, también, los hay que aseguran que los productos no han sido probados en animales, o que se garantiza que están libres de crueldad animal (en este caso, podemos hablar de champús veganos).

Las etiquetas orgánicas están ampliamente controladas y garantizan el uso de ingredientes naturales o cultivados orgánicamente, así como la exclusión de ingredientes químicos.

Ingredientes y composición de los champús ecológicos

Los champús y acondicionadores ecológicos combinan aceites esenciales, botánicos y esencias que proporcionan una armonía ideal de suplementos vitamínicos y minerales a los folículos del cabello y al tejido de la piel.

Los champús ecológicos creados de esta manera no son nuevos, sino que llevan utilizándose desde siempre en todas las partes del mundo. Todas las civilizaciones han cuidado su cabello pero sólo en nuestra época se han utilizado componentes sintéticos que dañan nuestra salud capilar.

Algunos de los ingredientes más populares de los champús ecológicos naturales aportan beneficios conocidos desde la Antigüedad. Éstos son:

Lavanda

Incluye un aroma agradablemente dulce, junto con poderosos atributos antiinflamatorios y antisépticos. Los champús biodegradables ecológicos a base de lavanda pueden hacerte sentir más tranquilo y relajado.

Romero

Contiene muchos antioxidantes y puede actuar como un efectivo ingrediente activo anticancerígeno.

Menta

Sólo el más típico aceite de aromaterapia que puede ser usado para todas las causas. Los champús naturales de menta tonifican el cuero cabelludo y despierta los sentidos gracias a la sensación de frescor.

Pomelo (o toronja)

Como aceite esencial, el pomelo o toronja hace milagros en el cabello: elimina la caspa, promueve el crecimiento capilar y puede hacer que su cabello esté brillante de forma natural, supliendo el efecto de las siliconas sintéticas.

Lima

Su fresco y penetrante olor cítrico se utiliza a menudo en los champús naturales como aroma. También se utiliza en muchos productos de aromaterapia.

Extracto de almendra

Suaviza el cuero cabelludo seco e irritado (con picor) con sus excepcionales cualidades emolientes.

Salvia

La salvia es un efectivo agente antibacteriano y antimicótico que ayuda a limpiar la cabeza y el cabello de forma natural. Así, además de limpio, utilizar un champú ecológico con salvia es una garantía de higiene.

Aceite del árbol del té (aceite de melaleuca)

Este componente tiene propiedades antimicóticas, antivirales y antimicrobianas, muy beneficiosas para aquellas personas que buscan un pelo más largo, más bonito y brillante. Además, abre los folículos pilosos, promueve el crecimiento y engrosamiento capilar y desobstruye los poros del cuero cabelludo, permitiendo que los nutrientes penetren profundamente.

Champú ecológico: composición

Los champús ecológicos están generalmente compuestos por ingredientes de origen biológico y alto valor nutritivo que miman el pelo y el cuero cabelludo para asegurar su salud a largo plazo. Algunos de estos componentes son:

Agua

Ingredientes activos orgánicos: proteína de seda, extracto de arroz, queratina orgánica…

Aceites esenciales (según las necesidades del cabello): salvia para cabellos grasos, geranio para cabellos finos, lavanda para cueros cabelludos irritados…
Grasas orgánicas: manteca de karité, aceite de jojoba…

Perfumes naturales y orgánicos: esencias olorosas de pétalos de rosa, melocotón, flor de higo…

Surfactantes suaves de origen vegetal

Los surfactantes químicos, como los sulfatos, irritan el cuero cabelludo y desprotegen el cabello de sus aceites esenciales, volviéndolo frágil y quebradizo. Los champús ecológicos pueden utilizar surfactantes eco-friendly de origen vegetal, como pueden ser el coco y el azúcar de cultivo ecológico.

Estos surfactantes naturales hacen menos espuma que los artificiales pero -por lo general- no son alergénicos y son bien tolerados por la piel y el cuero cabelludo.

Los champús ecológicos no tienen sulfatos ni siliconas artificiales

Si, cuando te lavas el pelo con un champú sintético, te irrita el cuero cabelludo o hace que te piquen los ojos cuando la espuma entra en contacto con ellos, entonces muy problable que contenga componentes artificiales como sulfatos y siliconas, peligrosos para la salud capilar.

La mayoría de los champús que se venden en grandes superficies son ‘demasiado’ industriales, contienen lauril éter sulfato de sodio (SLS), dimeticona y otros químicos peligrosos para la fibras y salud capilar. El SLS (Sodium Lauryl Sulfate), por ejemplo, es un sulfato muy utilizado en la industria cosmética.

Un sulfato es un detergente (sí, como los de limpiar la casa) con una gran capacidad espumante, primordial a la hora de hacer creer a los usuarios de estos champús que ‘un mayor volumen de espuma, limpia mejor el cabello’. El SLS se usó originalmente como limpiador de suelos y, además de ser conocido por provocar una inusual sequedad en el cuero cabelludo, puede causar alteraciones visuales.

La sociedad es cada vez más consciente de lo que consume y lo que utiliza en muchos ámbitos, y el cosmético-sanitario es uno de ellos. Los champús ecológicos están compuestos, exclusivamente, por productos naturales, por lo que no contiene ni rastro de Sodium Lauryl Sulfate (laurilsulfato sódico o SLS) o Sodium Laureth Sulfate (lauril éter sulfato de sodio o SLES).

¿Por qué deberías usar un champú ecológico, orgánico y natural?

La falta de nutrientes hace que el cabello se reseque, se vuelva frágil -lo que a menudo lleva a un adelgazamiento del pelo- y que termine cayendo, acelerando la calvicie.

Los elementos que absorbemos a través del cuero cabelludo y la piel tienen un efecto sobre el cuerpo. Nosotros elegimos a qué agentes externos queremos estar expuestos: a los químicos nocivos de la industria o a los componentes ecológicos y orgánico que nutren y protegen nuestro cabello y piel.

Todos los champús naturales se crean a partir de componentes biológicos y naturales como hierbas, aceites y extractos de plantas que logran una mayor limpieza e higiene capilar, consiguen un resultado mucho más suave y protegen nuestro organismo, al utilizar sustancias orgánicas que se encuentran en la naturaleza.

El champú ecológico natural es adecuado para todo tipo de cabellos

Encontrar el champú ecológico perfecto en un supermercado o en un salón de belleza puede ser una tarea complicada. Cada persona tiene un tipo de pelo distinto, comienza un tratamiento natural de cuidado del cabello en una etapa distinta y tiene el cabello en un estado muy personal.

Los champús ecológicos son, de entrada, una buena alternativa, pues obtienen todo lo que tu pelo necesita de la naturaleza.

Tanto si tienes el pelo teñido, seco, dañado o graso, los champús ecológicos son los que tienen una mayor eficacia, gracias a su mezcla de ingredientes naturales. Incluso las personas que son alérgicas a ciertos productos químicos pueden reducir el riesgo de sufrir una reacción alérgica utilizando un champú biodegradable, aunque -en estos casos- es muy importante haber leído la etiqueta con anterioridad.

También, aquellas personas que sufren picazón o prurito en el cuero cabelludo, pueden encontrar un champú ecológico que contenga ingredientes que calmen las ganas de rascarse e hidraten, al mismo tiempo, el pelo seco. Si se te cae el pelo, puedes buscar un champú natural que haga que tus raíces capilares sean más resistentes, intentando actuar -directamente- sobre el folículo piloso.

Si tienes el pelo teñido, los champús bio son mejores, porque ayudan a mantener el color por más tiempo, no actuando de forma agresiva sobre este tipo de cabellos que, por la propia coloración, están más castigados que los demás.

¿Qué champú orgánico elegir según tu tipo de cabello?

¿Qué champú ecológico comprar para cabello graso?

Una vez que hayas comprobado la etiqueta del envase, todavía tienes que elegir el cuidado adecuado para el cabello graso; en este caso puedes elegir entre una gama de champús ecológicos desintoxicantes, purificadores y calmantes. ¿El objetivo? Refrescar el cuero cabelludo para eliminar el exceso de sebo en las raíces, cuidando los largos.

Si eres de los que no pueden deshacerse de su champú diario, te recomendamos el champú orgánico Melvita con pomelo y miel, un cóctel de cítricos fresco y ideal para el uso frecuente.

El champú suave con verbena y limón de SO’ Bio Etic (la marca imprescindible en cosmética orgánica) es una debilidad; este champú huele escandalosamente bien, tiene una textura muy ligera y resulta muy agradable al aplicarlo sobre el cuero cabelludo.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

¿Qué champú ecológico comprar para el cabello seco?

El cabello seco necesita, sobre todo, hidratación. Cuando se trata de champús ecológicos para este tipo de pelo con excesiva sequedad necesitamos un producto muy hidratante, como el champú Logona con aceite de bambú y semillas de brócoli.

¿Qué champú orgánico comprar para cabellos teñidos?

Cuando la sequedad del cabello está causada por la coloración de nuestro cabello con un tinte, podemos elegir por un champú ecológico para el cabello teñido. Estos champús basados en ingredientes orgánicos nutren la fibra capilar dañada, aportándole fuerza y vigor.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

I am text block. Click edit button to change this text. Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut elit tellus, luctus nec ullamcorper mattis, pulvinar dapibus leo.

¿Cómo lavar el pelo con un champú ecológico?

Los champús ecológicos pueden tener múltiples formatos: en forma sólida, líquida o en polvo. Si acabas de empezar un tratamiento de cuidado capilar con productos naturales y has optado por lavar tu cabello con un champú ecológico te explicamos como conseguir la máxima eficacia:

  • Mójate bien el pelo. Es importante humedecer bien el cabello antes de aplicar el champú ecológico.
  • Aplica una pequeña cantidad de champú ecológico en sus manos y frótalo hasta hacer espuma (ten en cuenta que, al ser natural, no sacará tanta espuma como los champús sintéticos con sulfatos).
  • Masajea la espuma directamente en tu cabello y cuero cabelludo. Deja el producto actúe durante 2-3 minutos. ¡Asegúrate de enjuagarte bien también!
  • Aclara el pelo con agua tibia o fría (si puedes evitarlo, no utilices agua caliente).

Si crees que con un lavado no es suficiente, puedes repetir todo el proceso si es necesario. Los expertos en salud capilar aseguran que el primer lavado es para eliminar la suciedad diaria que se haya acumulado en el pelo, mientras que el segundo lavado es para dejarlo completamente limpio e hidratado.

Los beneficios del champú ecológico van mucho más allá de su salud personal. La mayoría de los champús industriales contaminan incluso después de su uso. Tienden a filtrarse en las alcantarillas y los ríos envenenando el medio ambiente. El champú natural se descompone en componentes inofensivos y biodegradables que no contienen toxinas que puedan dañar el ecosistema.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba