Champú para el pelo graso

Entre las muchas preocupaciones que nos puede causar nuestro tipo del pelo, el cabello graso es uno de los que más problemas nos causa. No porque tener el cabello graso sea un problema de salud -en principio, no tiene más inconvenientes que otro tipo cabello- sino por el inconveniente estético que supone y la inseguridad que nos transmite tener dudas sobre cuál es el aspecto que estamos dando a través de la imagen que muestre nuestro cabello.

Mucha gente se pregunta, también, por qué algunos cabellos son más grasientos que otros. Todo tiene que ver con el funcionamiento de las glándulas sebáceas; estas glándulas se encuentran en la piel y el cabello. En el caso de los cabellos, estas glándulas producen, secretan y depositan sebo (grasa) en los capilares. El sebo acumulado en el cuero cabelludo es producido naturalmente por ceras y grasas neutras, con propiedades aceitosas y grasosas que protegen la capa externa de la piel.

Ciertos champús específicos, especialmente formulados para cabellos grasos, ayudan a combatir este fenómeno; pero, tampoco hay que abusar de ellos. Los champús para pelos grasos hay que saber usarlos, alternándolos con champús suaves que, además de higienizar el cabello, lo protejan.

¿Por qué tenemos el pelo graso?

Cuando tenemos un pelo de tipo graso, nuestro cabello se vuelve difícil de peinar y, en general, parece que lo hemos descuidado (cuando, en realidad, pasamos más tiempo que otras personas lavándolo e intentando que tenga el mejor aspecto posible).

El cabello se vuelve graso cuando las glándulas sebáceas producen demasiado sebo, y éste cubre el cabello por completo. El sebo es necesario para el cuerpo porque la grasa es responsable de prevenir la sequedad y protege la piel de las agresiones externas. Es un buen lubricante y protector del cabello. En el caso del cabello graso, las glándulas sebáceas son más activas y pueden producir más grasa de lo normal.

Factores como el sexo y la edad también pueden desempeñar un papel. Este exceso de grasa puede ensuciar el cabello y el cuero cabelludo, haciéndolo brillante, aceitoso y con un aspecto más liso, enredado… y grasiento.

Hay varias razones para esta producción excesiva de grasa: una de los principales es el desequilibrio hormonal, una causa muy común en las mujeres que suele coincidir con el ciclo menstrual femenino, los tratamientos anticonceptivos que se pudieran estar tomando y los embarazos.

Estos factores hormonales son difíciles de controlar por una mujer. Sin embargo, existen hábitos que sí son evitables y que contribuyen a generar más grasa en el cuero cabelludo. Éstos son:

  • usar agua demasiado caliente durante el aclarado del pelo,
  • colocar sombreros, gorras y otras cintas para la cabeza en las que el pelo está demasiado apretado.
  • lavar el cabello con champús demasiado agresivos para nuestro tipo de pelo.

¿Cómo sé que mi tipo de pelo es graso?

El cabello graso a menudo causa picazón pero, a medida que nos rascamos la cabeza, estamos contribuyendo a que se genere más grasa y que ésta engrase más el cuero cabelludo. El exceso de grasa en el cuero cabelludo (cuando es realmente excesiva) puede causar caspa aceitosa que, en forma de pequeñas capas, se adhiere a la cabeza. En ocasiones puede confundirse con una patología realmente seria como la dermatitis seborreica (en caso de duda, acude a tu médico de cabecera para que, en caso de necesitarlo, te derive al especialista más adecuado).

Síntomas del cabello graso

Entre los síntomas del cabello graso está el problema de la picazón. No puedes evitar rascarte la cabeza, lo que tiene el efecto contrario y contribuye a engrasar aún más el cuero cabelludo (la caspa grasosa es otra consecuencia desafortunada de los cueros cabelludos grasos).

La mejor solución natural contra el picor es el vinagre de sidra. Este tipo de vinagre ayuda a equilibrar el PH y, también, permite que el pelo se lubrique más lentamente (disminuyendo la producción de grasa), lo que alivia el picor.

El vinagre de sidra (o de manzana) suele añadirse en el último aclarado (más o menos, dos cucharadas de vinagre diluidas en un litro de agua). Esta mezcla será la que utilicemos para enjuagar el cabello; gracias a ello, el vinagre -además de calmar el picor derivado de la grasa en el cabello, limitará la aparición de la caspa al eliminar las células muertas.

¿Cómo puedo cuidar el cabello graso?

A la hora de lavar nuestro pelo graso, es importante que evitemos utilizar productos que contengan sulfatos. Los sulfatos son componentes de los champús (detergentes) que limpian agresivamente el cabello eliminando los aceites naturales que nuestro pelo necesita para mantenerse fuerte e hidratado, obligando a las glándulas sebáceas a producir más sebo.

A medida que lavamos nuestro pelo, éste presenta un aspecto limpio… que dura menos tiempo. Es por culpa del círculo vicioso que nosotros mismos, con la utilización de estos champús con sulfatos durante el lavado capilar, estamos provocando. Es complicado dejar de utilizar el champú ‘de siempre’ pero es necesario cambiar a un champú sin sulfatos y espaciar los días entre lavado y lavado. Si, además, podemos evitar -también- las siliconas que están presentes en estos productos cosméticos, mejor que mejor, pues podremos iniciar un proceso de desintoxicación del cabello.

Este exceso de producción de grasa por parte de nuestro propio organismo es, en parte, causante de que el pelo graso se presente más habitualmente de lo que desearíamos, por ello es preferible un champú sin sulfatos. También, los productos empleados para fijar el cabello, contribuyen a ensuciar nuestro pelo, adhiriéndose a él cuando más desprotegido se encuentra (justo, después de haber sido lavado).

Una lista de consejos para cuidar el pelo graso pueden ser:

  • Evita lavarte el cabello a menudo, porque cuanto más te laves el pelo, más sebo se producirá y estarás contribuyendo a su engrasado.
    Intenta espaciar el uso de champús, especialmente si tu pelo está más grasiento en las raíces y seco en las puntas.
  • Utiliza un champú especial para pelo graso y, durante el lavado, no masajees el cuero cabelludo, ya que esto estimula la secreción de sebo, y después del champú, no frotes el pelo muy fuerte con una toalla ni lo peine durante demasiado tiempo.
  • Evita los productos que se venden como ‘anti grasa’ (están hechos a base de alcohol, que reseca el cabello)
  • Los acondicionadores (humectantes) deben aplicarse sólo en los extremos, evitando el cuero cabelludo.
  • No te toques demasiado el pelo: cuando te pasas la mano por él, tú mismo mueves el sebo a lo largo de la cabeza y facilitas su engrasado.
  • Cuida tu dieta: consume la menor cantidad posible de azúcar industrial y alimentos refinados, en favor de las verduras y frutas verdes.

¿Cómo se debe lavar el pelo graso?

En primer lugar, hemos de emplear un champú que, al mismo tiempo que regule la secreción de sebo, aporte volumen y fuerza. Para ello, es preferible aquellos productos que incluyen ingredientes activos naturales que fortalecen las raíces y mejoran la salud del cabello -como el té de rooibos o el castaño de indias- que combaten los problemas de seborrea.

Lavar el cabello con agua tibia para abrir las cutículas y permitir la eliminación de la grasa y los residuos del producto. El agua caliente abrirá el exceso de cutículas y dañará tu cabello. El agua fría no limpiará a fondo el cabello.

Utilice aceites esenciales para el cabello de origen vegetal como la menta para equilibrar el cuero cabelludo. El mentol natural tiene un gran efecto calmante en el cuero cabelludo y está especialmente indicado para los cabellos más sensibles. Además, su efecto refrescante reduce la irritación y el enrojecimiento, característicos de los cabellos grasos.

¿Qué champús elegir cuando se tiene pelo graso?

En el caso de los cabellos grasos es esencial utilizar un champú adaptado a sus necesidades. Los champús para cabellos grasos purifican el cuero cabelludo y tienen una acción seborreguladora que gestiona la producción de grasa por parte de las glándulas sebáceas.

Un error muy común entre la gente que tiene el pelo graso es utilizar este tipo de champús cada vez que se lava el pelo. Estos champús, por su acción seborreguladora, tienen más eficacia si se alternan con otro champú, por lo que no deben usarse cada vez que se lava el pelo, sino una o incluso dos veces por semana. Algunos contienen ingredientes naturales como el extracto de ortiga y el romero, que son muy interesantes para este tipo de pelos.

Se recomienda alternar su uso con champús ultrasuaves de pH neutro -es decir, ni ácidos ni alcalinos- que no irriten el cuero cabelludo.

También existen champús anticaspa que, gracias a sus principios activos antimicóticos y antiinflamatorios, calman las irritaciones, limpian el cuero cabelludo y evitan la formación de nueva caspa.

Sin embargo, debe evitar utilizarlos regularmente, emplearlos de acuerdo con la naturaleza del tipo de caspa que tengamos: seca o aceitosa. Deberían utilizarse con moderación.

¿Cómo secar el cabello graso?

Debes ser muy delicado al secarte y cepillarte el pelo. Posiblemente puedas empezar secándote el pelo dándole unas palmaditas con una toalla (no frotar), antes de usar un secador de pelo.

Si decides utilizar un secador de pelo, úsalo con una temperatura baja y manténlo alejado del cuero cabelludo, girándolo y cambiando su posición rápidamente.

Por último, cepíllate el pelo suavemente: con un peines con dientes redondos. Este tipo de peines son mejores que los de metal y los que tienen los dientes muy apretados, pues ‘tiran’ del cabello y pueden provocar irritación..

¿Qué champú debo usar para las raíces aceitosas y las puntas secas?

Cuando las raíces del cabello son aceitosas pero las puntas están secas, hablamos de pelo mixto. En este caso, puedes usar un champú con un pH neutro o un champú especial para raíces oleaginosas.

Además, puedes aplicar varios tratamientos complementarios, a saber: mascarillas reguladoras del sebo sólo en las raíces (mascarilla de arcilla antes del champú, una o dos veces por semana, por ejemplo) y tratamientos nutritivos sólo en las puntas (suero para las puntas secas, mascarilla hidratante con gel de aloe, etc.).

¿Cuándo debo utilizar champú y acondicionador en el pelo graso?

Si tienes el pelo graso, es necesario que conozcas estos dos consejos sobre qué tipo de champú y cuándo debes utilizar acondicionador:

El mejor champú que puedes emplear es aquel que no contenga ni sulfatos ni siliconas, pues secan en exceso el cabello y activan la producción de grasa por parte de las glándulas sebáceas (que, por otro lado, intentan proteger tu pelo y el cuero cabelludo del ataque externo). El uso de un champú que contenga siliconas puede hacer que el cabello sea más suave en la superficie, pero a la larga impide que el cuero cabelludo respire. Un sustitutivo eficaz de estos surfactantes sintéticos pueden ser los productos que incluyen ingredientes naturales derivados del coco.

En cuanto al uso del acondicionador, utilízalo -sólo- cuando sea necesario y no aplicarlo después de todos los lavados. Un modo de uso eficaz cuando se tiene el pelo graso es distribuir una dosis de acondicionador en el cabello húmedo de las zonas más deshidratadas o de la mitad a las puntas. Evita aplicarlo a las raíces tanto como sea posible y, luego, acláralo bien con agua templada.

¿Influye la alimentación en el pelo graso?

Prestar atención a los hábitos alimenticios es importante para todos los aspectos de la vida pero, aún más, si queremos evitar -en la medida de lo posible- el exceso de producción de grasilla en el pelo.

Los alimentos que contienen grasas saturadas (queso, la margarina, los aceites vegetales como el de girasol, las carnes frías o las salsas, como la mayonesa) contienen una gran cantidad de aceite que, además de adherirse a otras partes de nuestro cuerpo, también llegan al pelo.

Por ello, a parte de para sentirte mejor contigo mismo, mantén una dieta equilibrada basada en productos frescos de cercanía. La dieta mediterránea es una excelente opción para cuidar tu cabello gracias a la gran cantidad de frutas y verduras incluidas en ella, que mantendrán un nivel óptimo de hidratación en tu cabello y una vitalidad sin igual.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba