¿Por qué se produce grasa en el pelo?

El cabello graso es un problema cada vez más frecuente en la sociedad. El pelo graso está causado por una alteración de las glándulas sebáceas del folículo piloso, que provoca que éstas produzcan más sebo (aceites esenciales) del que las fibras capilares y el cuero cabelludo necesitan.

El sebo, aunque es esencial para el equilibrio del cuero cabelludo, puede asfixiarlo cuando se produce en exceso; en estos casos, tanto las raíces como el propio pelo adquieren un aspecto brillante, que les aporta una sensación y apariencia de ‘aceitosa’ en el cabello.

A menudo, el cabello graso a se equipara con la falta de higiene, por ello, las personas cuyo cabello tiene tendencia a volverse graso multiplican los lavados con champús con la esperanza de deshacerse de este problema capilar. Desafortunadamente, a pesar de este deseo de mantener su cabello limpio y del elevado número de lavados, el aspecto graso del cabello no desaparece. ¿Por qué el cabello tiende a volverse graso de nuevo?, ¿cómo se puede remediar el cabello graso con un champú?

Factores como el sexo y la edad también pueden desempeñar un papel. Este exceso de grasa puede ensuciar el cabello y el cuero cabelludo, haciéndolo brillante, aceitoso y con un aspecto más liso y enredado. Una desagradable sensación de suciedad para la gente que tiende a tener el pelo grasiento.

El pelo graso puede estar provocado por diversos factores, por lo que es importante conocer la causa específica -que puede ir desde la contaminación, utilización de champús con sulfatos y siliconas, factores hormonales, herencia genética…- antes de abordar un tratamiento con un champú para el cabello graso que nos ayude a regular la producción de sebo y eliminar la grasa sobrante.

¿Por qué tenemos el pelo graso?

El sebo es una sustancia oleosa, como un aceite, secretado por las glándulas sebáceas -en la raíz de cada cabello- que tiene la misión de garantizar la hidratación de la piel que forma el cuero cabelludo (epidermis) formando una fina película protectora hidrolipídica; es decir, una fina capa de protección del cuero cabelludo y la raíz del pelo formada por agua y aceites esenciales gracias a la cual la piel está protegida de las agresiones externas y del riesgo de deshidratación.

Al igual que para la piel, la película hidrolipídica desarrollada por el sebo también protege el cuero cabelludo de la sequedad. No obstante, a veces sucede que el sebo producido es mayor del que el propio cuero cabelludo necesita. En estos casos decimos que se parece hiperseborrea: una producción mayor de sebo de la que necesita nuestro cabello.

El sebo desempeña un importante papel fisiológico: protege nuestro cabello contra múltiples agresiones externas y le permite conservar todo su brillo, flexibilidad y fuerza.

La hiperseborrea capilar provoca la congestión de los folículos pilosos, provocando la asfixia de las raíces del cabello y haciendo que el pelo acumule grasa y no pueda transpirar. Es por ello que la hiperseborrea capilar (exceso de sebo en el cuero cabelludo y en el pelo) es la razón del problema del cabello graso.

Causas de la hiperseborrea del cuero cabelludo

Varias razones pueden explicar el origen de esta hiperseborrea del cuero cabelludo:

  • Estrés.
  • Contaminación.
  • Una dieta desequilibrada.
  • Testosterona.
  • Sudoración excesiva.
  • Una enfermedad como la dermatitis seborreica.
  • Champús demasiado agresivos y frecuentes.

Existen, además, otros hábitos que puedan provocar que nuestro cabello genere más grasa de la necesaria. Algunos comportamientos que pueden parecer muy comunes a primera vista, en realidad promueven el exceso de sebo responsable del cabello graso:

  • Lavar el pelo demasiado a menudo:
    esto hace que el cuero cabelludo se reseque. Para compensar, las glándulas sebáceas producen más sebo, lo que hace que el cabello sea aún más grasoso;
  • Frotar el cabello vigorosamente:
    podemos tender a pensar que cuanto más frotemos, mejor penetrará el champú. Sin embargo, esta intensa manipulación tiene el efecto de alterar la película hidrolipídica del cuero cabelludo y fomenta la producción de sebo para reconstituirla;
  • Secar a altas temperaturas:
    la temperatura muy alta del secador de pelo seca el cuero cabelludo, que se defenderá activando sus glándulas sebáceas;
  • Pasar los dedos por el cabello:
    esta acción repetida estimula la secreción de sebo.

Además, la alimentación juega un papel fundamental en la aparición del cabello graso. Los desequilibrios nutricionales y un dominio de los alimentos grasos pueden provocar la mayor secreción de sebo por la glándulas sebáceas, por lo que un reequilibrio de la dieta incorporando frutas y verduras puede ser beneficioso y ayudar a que la acción del champú para pelos grasos funcione correctamente.

Para empezar, evita los alimentos grasos y dulces, ve más despacio y prefiere variar tus comidas, con frutas y verduras, pescado y otras carnes, que son mucho más saludables.

Además, puedes ayudar a que el cabello recupere su suavidad, es interesante observar que los alimentos ricos en vitamina B (pescado, carnes magras, legumbres, plátanos, huevos…) tienen el poder de limpiar los folículos pilosos.

Razones por las que tenemos el cabello graso

Alguna vez te has preguntado «¿por qué mi cabello se engrasa tan rápido?» A muchas personas les ocurre que, por más que se lavan el cabello, a las pocas horas -o al día siguiente- éste vuelve a tener un aspecto graso. Esta acción suele ser como un círculo vicioso en el que los múltiples lavados y la aparición de grasa en el cabello parecen repetirse un día tras otro.

Para ésto, es importante conocer algunas acciones que favorecen que, nosotros mismos, estemos generando grasa en nuestro cabello sin darnos cuenta. Para poder abordar este problema de belleza desde sus raíces, todavía tenemos que entender qué causa el temido efecto del cabello graso.

Tocarse el cabello favorece la aparición del pelo graso

A medida que nos tocamos el cabello, arrastramos el sebo que se encuentra en las raíces hacia las puntas, por ello, tu pelo es más grasiento cuanto más lo tocas. Intenta evitar esta acción, pues tocarse el pelo sólo sólo ensucia las fibras capilares y favorece la producción de grasa.

Cuanto más te lavas el pelo con un champú con sulfatos, más grasa se produce

La gente cree erróneamente que lavarse el pelo elimina el efecto grasiento pero, en realidad, usar un champú inapropiado -un champú con sulfatos- diariamente elimina los aceites naturales que protegen el cuero cabelludo y las raíces de la fibra capilar, lo que provoca que las glándulas sebáceas tengan que producir más sebo del que sería normal.

Los champús con sulfatos, por su acción detergente, arrastran todos los componentes con los que cuenta el cabello durante el aclarado, por lo que la excesiva desprotección de la piel cuero cabelludo es uno de los principales causantes del cabello graso (al producirse más sebo del genéticamente necesario).

Los champús especiales para pelos grasos sin sulfatos protegen el cuero cabelludo y regulan la producción de sebo, haciendo que las glándulas sebáceas sólo tengan que producir el volumen de aceites esenciales necesario para la hidratación y protección de nuestro cabello.

Aclara bien el cabello después de lavarlo

En muchas ocasiones, la presencia de restos en el cuero cabelludo después de un mal aclarado provoca la producción de sebo; estos aceites buscan proteger el cabello ante la presencia de agentes externos (como los restos de productos higiénicos que pudieran haberse quedado en las fibras capilares) por lo que un aclarado con agua abundante -y a poder ser templada o fría- no generará esta respuesta defensiva.

Demasiado acondicionador mata al acondicionador

Los acondicionadores demasiado pesados para un tipo de cabello específico puede generar un aspecto graso sobre el pelo. Además, es importante no aplicar acondicionadores sobre las raíces del cabello para evitar engrasarlas y que el acondicionador se mezcle con los aceites esenciales naturales.

Cepillarse demasiado el pelo puede estimular la producción de aceites naturales

Al igual que no hay que tocarse el pelo con las manos, es importante hacer lo mismo con cepillos y peines. Éstos pueden tener todo tipo de impurezas, polvo, o restos de productos anteriormente utilizados, que pueden adherirse a las fibras capilares y provocar que generen grasa. Un cepillo sucio transferirá toda esta suciedad a tu melena, haciendo que tu pelo parezca sucio y, por lo tanto, grasiento.

Si tu cabello es graso, puede ser porque los productos para el cabello no se adaptan a tus necesidades. Sin saberlo, puede que estés eligiendo productos de cuidado capilar que no son compatibles con la naturaleza de tu cabello y estés contribuyendo a la producción de más y más sebo en tu cabello.

Por el lado del champú, elige un champú para pelo graso suave y de uso frecuente (tipo BT o BR). Evita frotar, masajea suavemente el cuero cabelludo para el champú antigrasa pueda hacer efecto y, luego, acláralo bien con agua templada para limpiar tanto el cuero cabelludo como el cabello y regular el exceso de sebo.

Evita secar el cabello con aparatos eléctricos como los secadores y alisarlo con planchas: el calor tan abrasivo y directo sólo estimula las glándulas sebáceas y la producción de más grasa (como mecanismo de defensa).

Para el cuidado capilar, elige productos sin siliconas -las siliconas se adhieren a las fibras capilares y asfixian el pelo- específicos para pelo graso, ya que los que se venden en los supermercados engrasan el cabello y asfixian las raíces por sus composiciones con sulfatos y siliconas.

Lavar el cabello con un champú adaptado para el pelo graso

Para evitar la irritación del cuero cabelludo, que activaría aún más a las glándulas sebáceas y -con ello- la producción de sebo, el cabello graso necesita productos de limpieza que contengan ingredientes activos con poder seborregulador.

Productos para el cabello graso y usos

Un champú sin sulfatos y sin siliconas es, sin duda, tu mejor remedio si quieres eliminar la grasa del cabello y eliminar el pelo graso de una vez por todas. Los sulfatos y las siliconas son sustancias artificiales prohibidas para los cabellos grasos pues: secan excesivamente el cabello pueden ser irritantes y reactivan las glándulas sebáceas y la producción de grasa por el efecto tan abrasivo que tienen sobre el cuero cabelludo y las fibras capilares.

El uso de un champú que contenga siliconas puede hacer que el cabello sea más suave en la superficie pero, a la larga, impide que el cuero cabelludo respire. Esta es una de las principales razones -la asfixia del cuero cabelludo que provoca el aumento en la producción de grasa capilar-. Los sulfatos, por su parte, tienen acción detergente cuando se mezclan con agua, por lo que sustituir estos surfactantes sintéticos (detergentes) por ingredientes naturales como, por ejemplo, los derivados del coco, nos puede ayudar en el proceso de regulación de la producción de sebo.

Otros componentes y extractos naturales -como el aloe vera y el té de rooibos- mantienen el cabello limpio por más tiempo, con un aspecto saludable, suave y brillante. A la hora de elegir un champú para el pelo graso, elige estas opciones: además de ser naturales, ayudarás a recuperar el equilibrio natural de tu cabello mediante champús naturales, orgánicos o veganos.

A la hora de aplicar el acondicionador, hazlo sólo cuando sea necesario y no en todos los lavados de un cabello graso. Aplica una dosis de acondicionador en el cabello húmedo esporádicamente en las zonas más deshidratadas o desde la mitad del cabello hacia las puntas y, luego, acláralo bien con agua. Evita aplicar acondicionador sobre las raíces del cabello, pues aumentarás la producción de grasa capilar.

Estos tratamientos locales (champú para cabello graso, mascarilla, acondicionador…) ayudan a eliminar del cuero cabelludo y del pelo el exceso de sebo que los asfixia. Sus ingredientes activos tienen como objetivo regular la secreción de sebo, para limpiar y suavizar el cuero cabelludo mientras que aportan ligereza, volumen y brillo al peinado.

Lo ideal sería que eligieras una fórmula reguladora del sebo que limpie el cuero cabelludo. En lo que respecta a tu cabello, lo lavas en dos pasos: la primera se utiliza para lavar, enjuagar y luego aplicar el champú por segunda vez, dejándolo en las raíces durante unos minutos.

Para ayudarte a recuperar la salud y suavidad de tu cabello hemos seleccionado algunos de los mejores champús antigrasa:

Entradas creadas 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba