¿Qué son las ceramidas?

Las ceramidas son un compuesto graso (lípidos) que está presente de forma natural en la estructura interna del cabello y en las diferentes capas que integran la piel. Destaca por sus propiedades hidratantes, humectantes, regeneradoras y antiiflamatorias de la piel y del cabello.

Esta sustancia es la responsable de fortalecer la fibra, suavizar las escamas capilares y fomentar la cohesión celular, además de mantener la integridad de la barrera de la piel y la humedad, evitando picores e irritaciones del cuero cabelludo.

Este compuesto natural destaca por sus propiedades nutritivas, por lo que suele estar indicado para aquellas personas que tienen el pelo frágil y quebradizo y/o con puntas abiertas, muy secos, rizados (generalmente, pelos extremadamente secos), dañados o sin brillo. Asimismo, en cabellos teñidos, las ceramidas ayudan a proteger el brillo del color de la coloración.

Cuando el nivel de ceramidas es bajo, la barrera de la piel y el cabello se debilita al perder toda la humedad. La aplicación de ceramidas ayuda a mantener la humedad y restaurar la barrera natural protectora de la piel y del cabello.

¿Cómo actúan las ceramidas en el cabello?

Las ceramidas son ingredientes naturales grasos (lípidos) que se encuentran en todo el cuerpo (piel, uñas y cabello). Su principales funciones son:

  • Fortalecer las células.
  • Reparar tanto la caspa y la estructura del cabello (combaten la sequedad aportando hidratación).
  • Unifican la epidermis y el córtex capilar, uniendo el cabello.

Existen nueve tipos de ceramidas

La aplicación de productos cosméticos como capilares -como los champús con ceramidas- es una opción muy válida para tratar los cueros cabelludos excesivamente secos e irritados.

Las ceramidas son, en esencia, compuestos grasos naturales que protegen la piel del cuero cabelludo -nutriéndola e hidratándola- al tiempo que pueden fortalecer la queratina, principal componente del cabello. Ésto hace, también, que la fibra capilar esté más sana y fuerte.

Existen nueve tipos de ceramidas:

  • Ceramida EOS
  • Ceramida NS
  • Ceramida NP
  • Ceramida EOH
  • Ceramida AS
  • Ceramida AP
  • Ceramida AH
  • Ceramida NH
  • Ceramida EOP

Las ceramidas están presentes en multitud de productos de cuidado del cabello, como champús, acondicionadores o mascarillas. Estos tratamientos suelen estar indicados para aquellas personas que necesitan hidratar el cabello con ácidos grasos fácilmente asimilables por el organismo o regenerar profundamente las fibras capilares.

Asimismo, las ceramidas resultan más eficaces cuando se combinan con otros ingredientes bio-idénticos como los ácidos grasos o la glicerina. Sin embargo, si tienes un pelo graso, el uso de estos champús y acondicionadores con ceramidas no está indicado, pues añadirán ‘grasa’ adicional a tu cabello, haciéndolo -además- más pesado.

¿Cómo aplicar un champú con ceramidas en el pelo?

A la hora de utilizar un champú con ceramidas, el método de aplicación es común a todos ellos:

  • Lávate el cabello con un champú con ceramidas.
  • Acláralo bien y sécalo con una toalla para retirar el exceso de agua.
  • Envuélvete el cabello en una toalla caliente para aumentar la penetración de los ingredientes activos del champú con ceramidas en el interior de la fibra.
  • Deja actuar el producto durante veinte o treinta minutos y acláralo de nuevo.

De esta manera, las ceramidas podrán hidratar tanto el pelo como el cuero cabelludo. Igualmente las ceramidas tienen propiedades antienvejecimiento, pues mantienen la cohesión celular, formando una capa protectora sobre el cabello (y la piel) que previene la deshidratación y lo protege de agresiones externas.

Ceramidas de origen vegetal para el cabello

Las ceramidas para el tratamiento hidratante del cabello pueden tener tres orígenes:

  • vegetal (extraídas de las plantas),
  • animal (procedentes de animales) o
  • sintéticas (producidas artificialmente).

Las ceramidas de origen vegetal son moléculas oleosas que, por su estructura química, desempeñan un papel fundamental en la retención de agua y en la protección frente a agresiones externas. Tienen un alto poder hidratante y humectante -que fortalece el cabello y la fibra capilar- y suelen extraerse de cereales como el trigo, la soja, la avena o de otras plantas como el girasol, a partir de su aceite.

Propiedades de las ceramidas vegetales

Las ceramidas vegetales ayudan a reconstituir los aceites esenciales presentes en el cuero cabelludo (el cemento lipídico de la superficie del cabello) y aseguran la buena cohesión de sus escamas capilares así como un óptimo mantenimiento de la hidratación.

Las ceramidas son esfingolípidos resultantes de la combinación ácidos grasos con la esfingosina por medio de un enlace de amida (un compuesto orgánico derivado de un ácido carboxílico). Gracias a ellas, las escamas capilares se alisan, proporcionando un cabello suave, fuerte, brillante y -sobre todo- muy fácil de desenredar y peinar gracias a la mayor hidratación.

La presencia de ceramidas de origen vegetal en los productos de cuidado capilar ayudan a hidratar los cabellos encrespados, muy porosos, secos, dañados, finos, enredados o aquellos tratados químicamente. En estos, especialmente, la aportación de hidratación externa es interesante, pues las ceramidas contribuyen a devolver el brillo al cabello que ha sido empañado y dañado por tratamientos químicos y aparatos de calor, como planchas o secadores.

Entradas creadas 4

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba