Champú sin siliconas

Los champús con siliconas se venden como productos que ayudan a que el pelo tenga un acabado suave y sedoso mientras no se cuenta que, estos productos -derivados del silicio (cuarzo, arena…) y que suelen estar presentes en los cosméticos en forma de aceite- en realidad, se adhieren al cabello durante el lavado, afixiándolo y volviéndolo frágil y qubradizo.

El cuidado de tu cabello es una parte esencial de la rutina de belleza. Para mimar el pelo lo mejor posible, nos encargamos de elegir productos adaptados a nuestro cabello, independientemente del tipo de pelo que tengamos: cabello fino, cabello graso, cabello seco o, incluso, cabello normal.

Es por ello que los champús, mascarillas y otros productos de cuidado que utilizamos a diario tengan una formulación saludable que no nos haga incluir -sin saberlo- componentes nocivos para nuestra salud capilar. Estos ingredientes perjudiciales para el pelo son los sulfatos, los parabenos y las siliconas.

Champús, acondicionadores, máscaras… la silicona es un componente muy difícil de esquivar. En apariencia, la silicona aporta al cabello una textura ligera y sedosa después del lavado cuando, en realidad, se pega al pelo como un barniz graso que obstruye los poros, asfixia el cabello e impide que otros productos nutrientes que aplicamos puedan tener el efecto deseado. ¿Por qué? Porque realmente, esta nutrición adicional no llega al cabello, sino que se sitúa encima de la silicona, impidiendo el contacto directo entre los nutrientes y el cabello. En consecuencia, el pelo va secándose y debilitando cada vez más, volviéndose quebradizo y frágil.

¿Qué es la silicona que se añade a los champús para el pelo?

En sí, la silicona es un polímero -u oligómero inorgánico- obtenido por síntesis química del silicio (arena). Este mineral se muele y se mezcla con cloruro de metileno, se expone a temperaturas extremas (producción de clorosilanos), se destila y luego se hidroliza para obtener estos polímeros organosilíceos cuya configuración, tamaño y grado de reticulación definen sus propiedades. Es decir, es un producto ultraprocesado y para nada natural ante el que nuestro cabello siente rechazo.

Las primeras siliconas se comenzaron a añadir a los champús en la década de 1990 con la falsa creencia de que éstas servirían de acondicionador y protectores del cabello. En realidad, lo envuelven y evitan que éste pueda hidratarse, lo que contribuye a acelerar el proceso de secado del cabello, haciéndolo menos fuerte.

En esencia, estos polímeros cíclicos o lineales de cadena corta -entre los que se incluye la silicona- son volátiles. Por ello, se utilizan en la fabricación de champús capilares por su capacidad para mejorar el tacto (sensación de deslizamiento) y el acabado (más seco, menos grasiento), y sus resistencia al agua.

¿Por qué se añaden siliconas a los champús si son perjudiciales?

Las siliconas están presentes en prácticamente todos los productos para el cabello porque sirven para enmascarar irregularidades como las puntas abiertas al cubrir el cabello con una película suave y lisa.

Además, se obtiene un cabello muy brillante -porque actúa como una especie de esmalte en las uñas- por lo que sientes que este producto es milagroso y ha reparado instantáneamente tu cabello. Pero ahí es donde empiezan los problemas…

¿Qué efectos tiene la silicona en el cabello?

La silicona recubre los cabellos uno por uno y se pega a ellos para ocultar todas las irregularidades. Ésto aporta una falsa sensación de brillantez, suavidad y sedosidad que, en realidad, enmascara el constante daño que las siliconas provocan al pelo.

La silicona se adhiere al cabello y lo asfixia, haciendo imposible la penetración de cualquier otro producto para el cuidado del cabello, por lo que se daña a gran velocidad. Los cabellos asfixiados por la silicona son cabellos que no respiran y, en consecuencia, pelos cada vez más secos que tienen, en la generación de grasa capilar, su arma más eficaz contra las siliconas.

Es por ello que el pelo graso, en muchas ocasiones, es una consecuencia del uso de siliconas. Por suerte, el uso de champús sin siliconas puede ayudar a eliminarla progresivamente del cabello en un proceso que tiene, aproximadamente, un mes de duración desde el inicio.

Otros riesgos, además de la afixia del cabello, es la obstaculización del crecimiento del pelo en el cuero cabelludo cuando la silicona se adhiere a él, como si de una capa de grasa se tratara. Ésto, impide que el pelo pueda ‘nacer’ del folículo piloso y contribuye a una menor densidad capilar.

Asimismo, la acumulación de siliconas en el cabello a medida que se utiliza el champú puede generar que el pelo tenga un aspecto pesado y opaco, derivado de las múltiples capas pegadas a cada fibra capilar.

¿Cómo identificar la silicona en la etiqueta de un champú?

Como puedes imaginar, cuando se lee la etiqueta INCI de un champú la silicona no aparece directamente. Es, casi, como el azúcar en los productos alimenticios: está, pero bajo otros nombres.

Entre la lista de ingredientes que forman el champú la silicona parecen bajo diferentes nombres. Un buen indicador es que la mayoría de ellos terminan con el sufijo ‘cono’, como pueden ser:

  • Dimeticona.
  • Dimeticonol.
  • Estearil-dimeticona,.
  • Trimetilsililamodimeticona.
  • Lauril-metacona copoliol.
  • Aamodimeticona.
  • Behenoxi-dimeticona.
  • Estearoxi-dimeticona.
  • Cetearil-metacona.
  • Cetyl-dimeticona.
  • Ciclometicona.

Y otras como: hidroxipropil, polisiloxano o ciclopentasiloxano.

¿Cómo se elimina la silicona del pelo?

El proceso de recuperación del cabello tras abandonar el uso de siliconas, no obstante, no es un camino que sea sencillo. Al utilizar un champú sin siliconas, el pelo adoptará un aspecto seco y áspero; ésta es una consecuencia de la eliminación de las capas de silicona que se encuentran adheridas al cabello.

En esta etapa es fundamental nutrirlo con productos hidratantes -como mascarillas- o utilizar un champú lo más natural posible elaborado a base de ingredientes vegetales que aporten un plus de vitalidad.

Cuando toda la silicona esté eliminada será el momento de complementar la nutrición externa del cabello con nutrición interna que aporte vitaminas y minerales a través de los capilares sanguíneos. Adoptar una dieta rica en frutas y verduras (como la mediterránea, por ejemplo) puede acelerar la recuperación del cabello que, gracias al mayor aporte nutricional, lucirá más brillante y fuerte que nunca.

¿Dónde puedo comprar champús sin silicona?

Desafortunadamente los champús sin siliconas son extremadamente raros de encontrar en los supermercados, pues la silicona es un producto muy barato que se adquiere muy fácil en los establecimientos no especializados.

Además, hay que tener cuidado con los champús de los supermercados que prometen un producto ‘libre de silicona, parabenos o sulfatos’ porque, a menudo son engañosos y contienen otros ingredientes igualmente perjudiciales para la salud capilar.

Los mejores champús sin silicona para añadir brillo a tu cabello

¿Buscas un champú que no contenga silicona? Echa un vistazo a nuestra selección de champús sin silicona para cada tipo de cabello y consigue un pelo sano y brillante de larga duración.

Cambiar a un champú sin silicona puede hacer maravillas. Estos champús suelen estar compuestos de ingredientes activos que cuidan el cabello de forma natural, aportando vida a cada folículo. No obstante, cuando cambiamos de un champú con siliconas a un champú sin siliconas, la mejora en el estado del cabello no es inmediata: el pelo necesita su tiempo para realizar un proceso detox que ayude a que el cuero cabelludo sea, también, restaurado.

Existen diferentes champús sin siliconas para cada tipo de pelo. Por ejemplo, los champús sin silicona para pelo rizado son un buen producto si queremos revitalizar nuestros rizos.

El cabello rizado es uno de los tipos de cabello más secos y que peores efectos puede arrastrar después de haber usado un champú con siliconas. Éstas, tras adherirse al cabello, aumentan su peso, haciendo que el rizo se pierda y que, además, el pelo se seque, haciendo que, a la larga, tengamos un cabello encrespado y sin brillo.

Utilizar un champú sin siliconas, además de eliminar la silicona del cabello y hacer que respire de nuevo, aporta vitalidad y soltura al rizo, generando un pelo más elástico, fuerte y sedoso.

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba